martes, 25 de octubre de 2011

No os enfadéis

Caray, no pensé que algunos se fueran a enfadar tanto con lo de cerrar el blog. Alguno ha intentado disuadirme de mi decisión, y no sé, tal vez simplemente tenga que tomármelo con más calma. Pero es que me cuesta tomar las cosas con calma, y no me parece digno hacer una entrada al mes, o, directamente, hacer entradas aburridas o malas, y después obsesionarme con el blog y con la novela que escribo. Otros, como he dicho, se han enfadado, y no me gusta que la gente se enfade conmigo, bueno, algunos me da igual que se enfaden: hasta me gusta. Por tanto, me echo atrás relativamente, y seguiré, pero con mucha, mucha calma, pues tras largo tiempo de escritura yerma, me espera un manuscrito  que puede llegar a ser algo. Espero que me comprendáis, y espero que as cosas que ponga aquí os sigan gustando. Por cierto, no me siento cómodo dando este paso, porque da la sensación de que estaba esperando halagos para seguir. No es así. Ya sé que los que me visitáis sois incondicionales. Sois los mejores, de hecho (aguantarme supone un plus de buenismo). Pues eso, no os enfadéis conmigo,  aunque hayáis constatado que mi palabra no vale un pimiento, y ahí tenéis una canción de uno de mis descubrimientos últimos. Blind Pilot, se llaman. Si te gusta Bright Eyes, te gustarán estos chicos canadienses.



Nota: dedico esta canción especialmente a Jorge Álvarez, por abrirme los ojos, y a Paula V., por su indignación en las escaleras.

5 comentarios:

Paula dijo...

Te lo creerás o no pero yo seguía consultando el blog diariamente y esperando, por lo tanto, una entrada.
No descuides el manuscrito.

Anónimo dijo...

Sí que me lo creo: me distingo por faltar constantemente a mi palabra. Me siento bastante avergonzado, de verdad.
Miguel

Girlsinleather(pvu) dijo...

Los cielos han escuchado mis plegarias (bueno, las mías y las de medio bachillerato)
Con calma con calma, pero sin dejarlo! Jjajaja

souslecieldeparis dijo...

Así me gusta Miguel, gente como tú tiene que seguir siendo escuchada a través de todos los medios posibles (pena que no quiten el sálvame y no salgas tú)

M. dijo...

Ole! menos mal!