jueves, 20 de octubre de 2011

Cohen

En hebreo, "cohen", un apellido muy común,  significa "niño cantor". Leonard Cohen estaba predestinado a la música, y también a la poesía. Hay gente que discrepa sobre la conveniencia de otorgarle el Príncipe de Asturias de las Letras... pero será que esa gente no ha leído sus letras, precisamente, independientemente de sus libros. Para mí Cohen es el ejemplo de que la calidad puede llegar a millones de personas. Es difícil no emocionarse con muchas de sus canciones, e imposible no hacerlo si además sabes lo que éstas dicen. Estos días habrá decenas de homenajes a Cohen, en la radio, la TV, la prensa e internet. Yo, que ya he escrito antes sobre él, me permito hacerle este pequeño homenaje, con toda mi admiración, con toda la envidia gozosa de un hombre que ha emocionado a tres generaciones. La canción que he elegido para el homenaje es Who by fire, canción basada en una oración del día de Yom Kippur (Día de la Expiación). Según sus propias palabras, la canción trata sobre cómo o desde dónde se irá la gente de este mundo, si por agua, si por fuego, por veneno, si bajo el sol, si en Marble Arch, si en el poder...o quién sabe por qué o dónde.

2 comentarios:

Mario dijo...

Ya lo vi ayerrrr!!! Nuevo DISCOOOOOOOOOOOOOOOO!!!!!

:DDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDDD

Girlsinleather(pvu) dijo...

Ooooooh, pues yo creo que Mr Cohen es mejor que muchos de los que se ponen el título de poetas, actualmente. Sus letras son, increíbles. Con pausa, porque hay que pensar un buen adjetivo. Para mí, bueno, para mí y para mi madre, fue un evento digno de recordar para toda la vida su actuación en Castrelos. No fue un concierto de estar de pie, que yo recuerde solo nos alzamos para encender mecheros en las canciones más emotivas, pero aunque estuviéramos tres horas sentadas, fueron de las mejores horas de mi corta vida. Sus letras, aunque en inglés. llegaban a todo el mundo, y, he de decir, que fui a las gradas, pero si la entrada hubiera sido un poco más económica y adaptada al presupuesto de mi yo entonces 13 años, hubiéramos ido a primera fila. Es el cantautor más longevo y genial que existe. Y aunque discrepe en su opinión hacia Dylan, le admiro igualmente. Su Suzanne o su Famous Blue Raincoat pasarán a mi playlist de manera eterna. Y desde que el último día de curso, lo cerramos con su versión del Hallelujah en tu clase, ahora también me acurdo de esa clase cuando le escucho. Bueno, en definitiva, que creo que es una gran elección para otorgarle el Premio Príncipe de Asturias de las Letras. Un saludo, teacher!