sábado, 11 de diciembre de 2010

We'll meet again...


En 1939 los británicos Parker y Charles compusieron una canción, We'll meet again, que se convirtió en el himno de despedida de los soldados que partían al frente en la Segunda Guerra Mundial. Esta canción la popularizó la cantante Vera Lynn, que incluso participó en un musical del mismo nombre en 1943. La canción ha tenido decenas de versiones, tanto dentro del jazz como de la música popular (Johnny Cash, The Byrds...), y, como anécdota, es la canción que aparece en la escena final de ¿Teléfono rojo? Volamos hacia Moscú, esa sátira de Kubrick sobre la guerra fría que en realidad se titulaba: Doctor Strangelove or How I learned to stop worrying and love the bomb (Traducido: "El Doctor Amosextraño o cómo aprendí a dejar de preocuparme y amar la bomba atómica": fascinante: no coincide ni una palabra del título que le pusieron en español). Por cierto, y como curiosidad, esta canción fue incluida en un "pack" de 100 canciones que serían emitidas ininterrumpidamente por la BBC durante los cien días posteriores a un hipotético ataque nuclear. Es increíble, la de cosas que aprendes con la Wikipedia.
A mí me gusta especialmente la versión de Johnny Cash, que apareció en el disco American IV: The Man comes around. Y es especialmente emotiva porque Cash sabía que se estaba muriendo, y puso esta canción justo al final del álbum. La letra dice en su estribillo: "Nos volveremos a ver, no sé dónde ni sé cuándo pero sé que nos volveremos a ver un día soleado". Ideal para ir a una guerra, ideal para una despedida emotiva.



Y esta es la escena final de la película de Kubrick. Aquí nos despedimos del planeta, o el planeta se despide de nosotros.


1 comentario:

pedro dijo...

Fenomenal pelicula, de las mejortes de S. Kubrick

De un umor surrealista, absurdo, que trato la guerra fria cuando mas fria era. Le da un extraordinario repaso a los politicos y a los militares. Tiene escenas geniales y el final con el piloto a lomos de la bomba atomica como si estuviera en un rodeo es genial.

Es una pelicula que si la recomiendas nunca fallas (creo recordar haber leido alguna vez que P. Sellers estuvo nominado entre otras cosas por valorar el trabajo que hacia en tres papeles distintos, aunque inicialmente iba a interpretar cuatro)