martes, 21 de junio de 2011

Sin palabras


Sí que soy una persona afortunada. Me resulta casi imposible describir lo que siento por estos 21 chicos y chicas procedentes de un lugar acrónico llamado 4ESOB, y digo acrónico porque en esa aula el tiempo pasa de modo distinto a como transcurre el tiempo en otras aulas. Tal vez todo lo ocurrido este año ha sido un sueño del que estoy a punto de despertar, acaso he vivido en un universo paralelo en que la docencia es el mayor placer y el alumnado ha caído directamente desde el séptimo cielo. Pero quizás, como sucede en algunos cuentos o películas, cuando me despierte del sueño y piense: vaya, ha sido solo eso, un sueño, note algo debajo de la almohada, palpe y encuentre una foto enmarcada y una libreta llena de dedicatorias memorables (he leído las dedicatorias y es que sigo sin saber qué decir), escritas desde la parte nuclear de unos corazones adolescentes.
Gracias, una vez más, a vosotros y a los demás alumnos de 4ESO, pero especialmente a vosotros : los científicos creen que todos estamos hechos de la misma materia que las estrellas, y debe de ser cierto, porque vosotros, mis queridos alumnos, sois estelares. Seguid siendo así, siempre. Y tendré que despedirme en más idiomas para que no suene a lugar común: arigato, merci, danke, ovrigado, grazas, gracies, thanks, grazie... (¿cómo se dice en flamenco, Rox?). Gracias, y hasta siempre.
Vuestro profesor-tutor,
Miguel,
desde un universo perpendicular al vuestro.



8 comentarios:

Girlsinleather(pvu) dijo...

Creo que hablo en nombre de todos cuando digo gracias, qué digo, lo grito! Por todo lo puesto en la dedicatoria y más, por esas canciones que hoy parecían las más adecuadas y la mejor banda sonora que podíamos haber preparado. Nos alegramos muchísimo de que hayas sido nuestro tutor estos nueve meses, nueve meses que parecieron segundos, unos segundos que no nos dieron ni para darnos cuenta de lo afortunados que somos (que aún queda un día de curso) y que esperamos que por dios, por buda, por alá, vuelvas a ser nuestro tutor el siguiente curso. Te queremos Miguel, en todos los idiomas.

Pablo Álvarez dijo...

Miguel Gracias por este año, Pablo Álvarez.

Teté dijo...

As miñas forzas están volvendo a fallarme, Miguel, estoume facendo sensible con estas tenras verbas,e creo que non atopo as palabras perfectas para expresar a miña admiración e o meu cariño por ti. E repito que non quero que isto sexa unha despedida nin un final, quero que sexa un ata sempre e un comezo de vidas paralelas. GRAZAS, Titor.

Álvaro dijo...

Ayer, hoy y siempre, Miguel, porque nadie tiene un tutor como nosotros.
No me puedo sentir mas afortunado de tenerte, no podemos sentirnos mas orgullosos de ti.
Se agradece encontrar a alguien como tú, entre tanta gente, y mas en un sitio donde no lo esperas, como es un instituto, y MAS en uno como el nuestro.
Le diste la banda sonora a nuestras vidas, recorrimos un camino de espinas del que se puede decir que nadie se pinchó, superamos con creces las espectativas de todos, juntos, porque somos UNO,y así siempre!
Se me va a hacer raro que el año que viene no seas tú el que ecuche nuestros problemas y nos apoye en todo momento.
Y la verdad es que no me creo que esto acabe, no estoy ni mentalizado ni preparado para hacerlo por lo que no pienso creermelo, no quiero; por lo que el año que viene seguiremos contandote a ti las cosas y seguiremos confiando en ti, por eso, me despido, hasta mañana ;)
Y mañana, me despediré hasta dentro de 3 meses porque esto no acaba, a la vuelta seguiremos dando guerra!
Muchas,muchas, gracias, tutor.

souslecieldeparis dijo...

Cuando me sente en mi pupitre en el mes de octubre no me imagine que llegaria al mes de junio llorando de melancolia, que me llegaria a doler la cabeza de tanto llorar, que cupiesen en mi cuerpo sentimientos tan opuestos, tan discrepantes entre ellos, veo que toda la felicidad se me va de las manos, y tu formas parte de esa felicidad que se esfuma, como las velas en la tarde de cumpleaños, que no volveran hasta el año siguiente, pero ya todo sera diferente, creo que llego el momento de asumir que ya no formaremos parte de cuarto de eso b en la teoria, en la practica es una experiencia que nadie nos puede arrancar del pecho. Y tu eres el piloto de este vuelvo kamikaze, no nos dejes caer.nunca.te queremos, miguel

tardesoleadas dijo...

creo que ya no te podemos decir nada más Miguel, nos sobran las palabras.

Marcos dijo...

miguel, una vez más gracias por estas palabras que no tienen precio, solo nosotras las entenderemos y nadie más. la verdad es que yo tampoco tengo palabras para contarte lo que eres tu para mi y es que desmotiva acordarse de esos momentos y saber que nunca volveran. por que ha sido el mejor, y seguramente lo será siempre, curso que he tenido en lo personal con todos vosotros (21 personas fantásticas).

espero que esto no se quede solo en esa aula, que dure mucho. con esto me despido querido miguel y nos vemos el viernes.

ah y se me olvidaba GRACIASSSSS!

souslecieldeparis dijo...

Miguel, no tengo tu correo, ni se si es momento de escribirte después de tanto tiempo, pero he de confesar que cada vez que entro en tu blog busco entradas antiguas, y no tan antiguas en las que éramos los protagonistas, y creo que nunca un texto me ha hecho llorar como este, lo he sentido como la primera vez, como lo siento siempre. En el recuerdo de un curso infinito, como los universos de Love of Lesbian.. Todo lo que fuimos, y lo que somos se conformó allí. Ahora recuerdo cuando nos escapábamos para no ir a desdoble, las reuniones alrededor de tu mesa, las películas, la música que nos arrancaba las lágrimas, el amor que se respiraba en el aula, todo, absolutamente todo. Y hoy, hablando de música y recomendando los arctic monkeys alguien me dijo que tu los escuchabas, inocentemente, sin saber nada de aquella clase que vivía en la atemporalidad, aquel cuarto de la eso por el que algunos aún se atreven tímidamente a preguntar cuando sobresalimos en algo, cuando sentimos con el corazón, y me vino a la memoria, y no pude evitar pensar en lo que fuimos como unidad. Gracias a pesar del tiempo