viernes, 25 de enero de 2013

Amparito, la tortuga


Esta es Amparito, la tortuga que apadrinan mis alumnos de 2BACHD (los llamo alumnos aunque no les doy clase este año, pero es que como les llame exalumnos, me rajan).  Esto demuestra que la vida es posible, incluso en el ámbito de los quelonios, sobre todo si sus propietarios son una gente tan maravillosa como esos chicos, esas chicas que nutren y miman a Amparito. Si Amparito hubiera estado en otra clase que yo sé, no descarto que ya hubieran hecho sopa de tortuga a su costa, pero Amparito ha tenido suerte: ha caído en buenas, en las mejores manos. Mi única frustración es que no va a salir en la orla, pero ¿qué traje o vestido debe llevar una tortuga? Rompería el equilibrio, la pobre. Pues nada: deseo larga vida a Amparito: unos 200 o 300 años de edad. Así podrá ver cómo salimos de la crisis, e incluso puede que llegue a conocer a las tortugas ninja, esas que tenían nombres tan cinqueccento.
   Para el próximo año voy a promover una iniciativa: adoptemos un mapache, que aunque con antifaz de caco de tebeo, es un animal muy aseado.
Besos y abrazos para mis añorados alumnos de 2BACHD.
Vuestro (ex)profe, que nunca os olvida.

3 comentarios:

mondoxibaro dijo...

E Amparito, onde está Amparito? Falta a foto, non si?

Mondoxíbaro dijo...

Agora si aparece!

Álvaro dijo...

Miguel:
Oh profesor nuestro profesor (siempre lo seras)
Que ilusión nos hace esta entrada, Amparito te ama con locura (casi tanto como nosotros) es una tortuga enjambrada vivaz y combatiente, de las mejores. Tienes que ir a visitarla que ya crecio muchisimo! Ademas te echa(mos) de menos.
Aunque nl salga en la orla hay foto de clase con ella jajaja e irá a la graduación bien elegante, ya encontraremos la forma de vestirla!
Un saludo enorme de tus alumnos!